Cuidados del pavimento recién aplicado

El posible peligro de rayado, pérdida de brillo y ensuciamiento grave de los pavimentos de microcemento se da en las primeras semanas de vida. Un pavimento, ya endurecido al 100%, tiene unas cualidades mecánicas superiores que le permiten mantener un aspecto inmejorable al paso del tiempo. Nuestros pavimentos cementosos requieren alrededor de 4 semanas para su completo endurecimiento a temperatura y humedad ambiente (20ºC y 60% de humedad relativa) y son más sensibles a los esfuerzos mecánicos y químicos en ese período de tiempo. Es, por tanto, muy importante el cuidado que se le dé al pavimento en ese período para poder disponer de un acabado impecable.

Estos pavimentos alcanzan en las primeras 48 horas el 60% de sus características mecánicas y de resistencia química, a la temperatura y humedad descritas anteriormente. El frío, con temperaturas inferiores a 10ºC puede paralizar el proceso de endurecimiento (hay productos especiales para endurecer a 0ºC). En todo caso a 10ºC el tiempo de endurecimiento se puede multiplicar por 2,5. La humedad superior al 60% combinada con frío puede ocasionar pérdida de brillo y blanqueo y también retrasa y puede llegar a impedir el endurecimiento.


Cuidados de las primeras 48 horas:

Mantener la temperatura de los locales por encima de los 17ºC; idealmente a 25ºC. No es recomendable tampoco subir por encima de esta temperatura.

No pisar el pavimento ni realizar trabajos en los locales tratados.

Evitar totalmente las goteras, los derrames de líquidos y la humedad en este período. La humedad y el agua blanquea las resinas.

Mantener discretamente ventilado el local en el caso de resinas sin disolventes y bastante ventilado en el caso de resinas base agua.

No lavar, limpiar o atacar el pavimento con motivo de limpieza o cualquier otro.


Cuidados de la primera semana:

Mantener la temperatura de los locales por encima de los 15ºC.

No realizar trabajos de pintura o construcción en los locales tratados.

Limpiar sólo con agua y sin esfuerzos mecánicos abrasivos.

Proteger del vertido de pintura, pegamento o líquidos que secan ya que pueden amalgamarse con la resina epoxi y ser de casi imposible limpieza o extracción.

Proteger el pavimento con cartones, o papel.

Evitar los golpes o caída de objetos sobre el pavimento.


Cuidados del primer mes:

Mantener la temperatura de los locales por encima de los 15ºC.

Proteger el pavimento con cartones, plásticos o papel si se realizan trabajos sobre el mismo.

Utilizar el pavimento con cuidado.

No utilizar ácidos o bases para la limpieza del pavimento, sólo detergentes y aclarar bien.


Cuidados posteriores:

Se recomienda aplicar una cera acrílica desde el principio.

Evitar el contacto con disolventes fuertes, ácidos orgánicos de media concentración, ácidos inorgánicos concentrados, etc. (ver tabla de resistencia química).

En el caso de pérdida de brillo por el uso en pavimentos lisos se puede realizar una operación de limpieza y pulido consistente en: limpieza enérgica con desincrustante específico y máquinas pulidoras rotativas (disco marrón), aclarados y aplicación de una cera acrílica.

Evitar exponer el pavimento a calor fuerte de forma permanente. No arrojar cigarrillos sin apagar al suelo. Para pavimentos próximos a hornos se ha de hacer un formulado especial.


Sistemas y herramientas de limpieza según el tipo de pavimento:

No utilizar productos abrasivos que pulan o rasquen, como los utilizados para metales.

No utilizar disolventes o ácidos y bases concentrados de forma habitual ni a gran escala.

No utilizar instrumentos o sistemas de limpieza abrasivos como cepillos metálicos o muy duros, viruta metálica, lijas, discos abrasivos, etc.

No utilizar concentraciones de productos de limpieza superiores a las recomendadas: no limpiarán más y pueden atacar el pavimento o elementos existentes y hasta dejarán más residuo. No dejar actuar los detergentes demasiado tiempo. Normalmente interesa bajar las concentraciones ya que los pavimentos no tienen juntas y forman superficies muy compactas al microscopio (resinas epoxi poco cargadas).

No utilizar disolventes de pinturas. La acetona en contacto permanente ataca las resinas, aunque hay otros disolventes que podrían utilizarse discretamente como xileno o tolueno. Es posible utilizar disolventes para atacar una mancha de pintura, p.e. El uso de estos productos puede acarrear pérdida de brillo (que se devuelve con pulido fino o ceras abrillantadoras).

Aclarar siempre con abundante agua. Se puede utilizar agua a alta presión aunque es recomendable presión media y cepillos blandos. También es posible la utilización de agua caliente (se ha comprobado que el agua muy caliente resulta contraproducente para limpiar cierto tipo de grasas).

Escurrir o secar siempre el agua residual de los aclarados. Utilizar aspirador de agua.

Si se utiliza agua muy dura, es recomendable que periódicamente se aclaren los suelos con agua ligeramente ácida.

Es posible y recomendable la utilización de ceras industriales. El uso de ceras acrílicas permite controlar el brillo, el deslizamiento y hace el revestimiento menos ensuciable y más fácil de limpiar sin manchas de secado.

Como decimos, los sistemas de limpieza a utilizar han de ser de poca intensidad mecánica y química, aunque resulte recomendable el uso de maquinaria de limpieza como fregadoras y aspiradores de agua. Resulta muy importante el aclarado y secado posterior como ocurre en la limpieza de vidrios.


Limpieza habitual:

1. Aplicación de detergente neutro con medios mecánicos (rotativa con disco rojo) o de forma manual con fregona.

2. Aclarado y absorción del agua con aspiración o esponjas.


Suelos muy sucios con manchas y deposiciones:

1. Se barre el suelo o se mopea para eliminar restos.

2. Dispersión de un producto decapante, desengrasante, descalcificador en la dosificación recomendada por el fabricante y dejar actuar.

3. Pasar rotativa con disco rojo.

4. Aclarado con agua abundante.

5. Absorción o aspiración del agua (con un aspirador de agua convencional) si no hay suficiente pendiente para el total escurrido del agua.


NOTA MUY IMPORTANTE: La utilización de ceras en este tipo de suelos es muy beneficiosa ya que proporciona diversas ventajas:

Hace menos ensuciable el suelo.

No resulta necesario aspirar o secar el agua residual.

Devuelve el brillo a pavimentos viejos y rayados.

Protege de rayado y erosión.



microcemento   revestimientos paredes   microcemento alisado   pavimento continuo   pavimento decorativo
cursos de microcemento   revestimiento baños   microcemento decorativo   microcemento para muebles
microcemento en almería, murcia, málaga, granada   hormigón impreso

t. 678 044 316          email: info@microcementosindalo.es

MICROCEMENTOS INDALO, Paseo del Mediterráneo, 169 - 04638 Mojácar [ALMERIA]